10 de diciembre de 2009

"Es tan corto el amor y tan largo el olvido."

Yo tenia otro blog, enamoradadetodo, en el cual escribía muchas cosas, y a la vez muy pocas. Cuando decidí por abrir éste, después de dos años casi de EdT, me pareció bastante al pedo, sinceramente, tener dos blogs, sobretodo cuando una es tan poco creativa y no se le cae una idea ni de casualidad. Después de varios días le fui dando mas importancia a Balada... Escribía con más ganas, desde otra perspectiva, quizás, pero EdT permanecía abierto. Hasta que un buen día decidí cerrarlo para siempre, no sin antes echar un vistazo y rescatar un par de textos, con la esperanza de repostearlos acá. No muchos sobrevivieron a mi pesquiza, debido a mi enorme autoexigencia, supongo. Los guarde todos en un mismo documento de Word, y allí quedaron.
Recién, cuando estaba a punto de subir alguno de ellos, me di cuenta que ninguno se adapta a mi nueva temática, o a mi nuevo estilo de escritura, o habla de cosas que hoy ya no me parecen tan importantes o que me inviten a escribir. Me di cuenta, una vez mas, lo cambiante que soy, que somos cada uno de nosotros; como cambiamos a veces tan rápido, o no. Como somos capaces de dejar atrás tantas cosas, vivencias, estilos, momentos, o no, decidimos por guardarlas en algún lugar físico, o simplemente en nuestra mente como único rincón. Admiro esa capacidad que tenemos nosotros, seres humanos, de sobrellevar, superar o hasta olvidar completamente ciertos momentos, o detalles. Admiro eso porque hoy en día es una capacidad que, en mi, está ausente.

3 comentarios:

Paula dijo...

Es verdad que cambiamos muchísimo, pero podrías haber bloqueado los comentarios para 'cerrarlo' de cierta forma y reirte de vez en cuando del cambio loco.
Respecto a la foto navideña del costado, con el 'felices?'; es genial. Concuerdo. Cuando era chiquita estas épocas las esperaba todo el puto año, ahora las quiero pasar.

=Jota= dijo...

menos mal que cambiamos, no?

Christopher C. dijo...

Una gran verdad Carla, el rollo cambia pero la cámara es la misma.

Orgullo

Orgullo
(sin prejuicio)