29 de agosto de 2010

Diez días de magia


Despues de casi veintiseis horas arriba de un micro, inventando colores para dibujarme la raya del culo de tanto estar sentada, llegamos a Bariloche. Sin mucha expectativa, cansada, de mal humor, poco predispuesta, llegue. Capital del turismo estudiantil, me podia chupar un huevo porque el dolor de cabeza y el mal humor no me lo sacaba nadie. Recien al tercer o cuarto dia cai en la cuenta que 'CHE LOCA, ESTAS EN BARILOCHE' y ahi empezo MI viaje de egresados..:
Las excursiones, los boliches, la gente hermosa que conoci y los que ya conocia y se aferraron a mi corazón. Las previas en la 405, la musica en el pasillo, las llamadas telefonicas, la ropa prestada. La vuelta en micro (Ausonia, Val Garden, Rodeo, Tita, Rodhesia), seguir charlando en la habitacion, la quinta comida, la pasada de rosca. Todos enfermos, pero hay cobertura medica. Los gritos y golpeadas de puerta que mas de una vez, justamente, despertaron nuestro instinto asesino al grito de "Ya voy, la puta que te pario", el desayuno y nuestras mejores caras de zombies, las fotos, el barro, la nieve. La puta nieve. El Paysa, las risas, las lagrimas. Avellaneeeeeeeeeda, el Rooooooosas. Despues fuimos mucho mas que eso y cantamos 'el Aaaaaaaaaaaaaspen', que copo definitivamente. Ole le, ola la, el Rojo y Madero unidos siempre estan. Grisú, By Pass, Cerebro, Rocket, Pacha, Genux. Fiesta de Bienvenida (que no fue nadie).Llora, me llama, implora mi beso de nuevo. Fiesta del disfraz, fiesta black&white, fiesta rojo y blanco, fiesta fluor (y los maquillajes). Las coreografias de los coordinadores, travel rock (aplausos). Pa Panamericano. Los chocolates, la merienda y esos alfajores que eran riquisimos. El cordobés y su tonada, los de seguridad, el pelado y Fercha. Bailando. Nahuel, que parecia Robocop, Matias, que nos daba clases de salsa. La guia turistica que la hicieron enojar, el perro san bernardo. Los trajes de nieve, los trajes de barro, la ropa mojada. Las golosinas en la pieza, el fernet y el gancia en la mesa de luz, la gaseosa abierta hace cinco dias, la bañera/enfriadora. La ropa tirada, el quilombo constante, las fotos, las estufas. Los sillones del hall, el pool, el metegol, la play, las banderas de egresados. El zapasho amarisho, sopapeame la papirola y la cabra, la cabra, la puta de la cabra. La puta que la pario. Yo tenia una cabra que se llamaba Asunción, BAH! El alcohol en gel, entrada, plato principal y postre. El budin de pan, las pastas de Mayra. Llego el colegio nuevo, colorado yeta. All Boys puto. Marcos que juntaba los platos. La que servia la comida que nos odiaba ya, (y ni hablar de la de la quinta comida). El sanguche de jamon y queso en pan de pancho (?). Todos tomando gaseosa y Jimena, la especial, se pedia el agua. El pan moria antes que llegue la comida, amen. Los anteojos de sol que algunas no se lo sacaban ni para cagar. Volver de la excursion y encontrar todo ordenadito. No tener que lavar los platos. El cumpleaños de Brenda, el cumpleaños de Helen. José en pedo, genio. Andrea, grosa. Todo esto y mas formo parte de la mejor semana de mi vida, del 19 que nos fuimos hasta el 29, que llegamos. Todo, absolutamente todo. Bariloche es un sueño, gracias a los que me ayudaron a cumplirlo y a quienes lo soñaron conmigo.
Y ya pasó, y ya lo extraño.

2 comentarios:

diosesargentino JULIANIUSSS dijo...

QUE LINDO ES VIAJAR!!!

Aru dijo...

Seguro que la pasaste feo eh jajaja car, empece un blog con una amiga y queria que estes al tanto, se que te va agustar http://completelyinsanes.blogspot.com/ fijate(: te adoro niña

Orgullo

Orgullo
(sin prejuicio)